Carta de rescate a mi mismo

Hola (pon tu nombre),


Te escribo porque sé que no estás bien.

Siento que estás pasando por un momento triste, de confusión, de inseguridad, de enfado, pero sea lo que sea lo que te está sucediendo, quiero que sepas que no estás solo; estoy contigo porque desde que naciste siempre he estado contigo y siempre lo estaré porque eres "yo".

Aunque a veces no me hagas caso, soy quién mejor te conoce (porque soy tú).


Ahora estoy aquí, para recordarte algunas cosas importantes y que mereces tener presentes.


Quiero que recuerdes que puedes darte permiso para estar sensible, sentirte vulnerable, sentir miedo, equivocarte, elegir tu vida, cambiar de opinión, pedir ayuda, poner límites, amar y disfrutar de todo lo que la vida pone en tu camino. Porque en definitiva todo lo que te está sucediendo pasa porque tienes algo que aprender. El qué, seguro que lo descubrirás, pero quizás nos lleve algún tiempo.


La realidad es tozuda y ahora vives un momento en que todo lo ves oscuro, pero te recuerdo que tú (es decir, yo) tienes una luz interior intensa que aunque ahora no la veas, está.

Una fuerza que te hizo ser merecedor de la vida porque en la carrera en el interior de tu madre fuiste "ganador". Debes creer en ti porque es la única evidencia que tienes. Has llegado hasta aquí, superando dificultades y venciendo adversidades. Sé que estás cansado, que te falta energía. Pero te recuerdo que todavía dispones de recursos que quizás ahora no te reconoces pero yo (que soy tú) sé que los tienes, Anótalos en un papel!!


Sé que saldrás de ésta porque te conozco, pero debes darte la oportunidad. Ahora ya no importa qué opinan los demás. Eres tú  quién debe saber qué quiere y decidir de forma coherente con tus valores.


Deja de mirar a fuera y mira hacia dentro: qué necesitas, cómo quieres vivir, cómo puedes hacer que sea posible y traza un plan, escríbelo y cúmplelo.

Encuentra los recursos que tienes y busca los que te faltan. Y no decaigas. Sé que aparecerán excusas y que oirás "cantos de sirena" que quizás te invitarán a desviarte de tu camino. Sé fiel a ti mismo. Confía en ti. El viaje que estás haciendo quizás no tendrá un gran reportaje fotográfico pero será el que marcará el resto de tus días.


Sé que tienes miedo, yo (que soy tú) también lo siento. Pero podemos encararlo juntos. No estás solo.

Recuerda que tienes derecho a llorar, a sentirte abatido, pero también tienes la obligación de levantarte y reclamar lo que te pertenece: tu vida y cómo deseas vivirla.


En toda elección hay una renuncia. Valora y decide.


Y ahora que estamos tú y yo ( y sabemos que somos la misma persona) te recuerdo que debes cuidarte, comer bien, hacer ejercicio físico, dormir las horas que necesitas, estar con tus seres queridos, con tus amigos, reír, pasear y disfrutar de cada instante teniendo en cuenta esas dos "A" únicas: AQUÍ y AHORA. Ama y déjate amar en el más amplio sentido de la palabra. Pon pasión a lo que haces sea lo que sea.


Por último me despido pidiéndote una cosa: tenme cerca de ti para que siempre que me necesites puedas leerme y recordarte que eres una GRAN persona.


Te quiero.




Yo (que soy tú)








Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Eva (jueves, 09 abril 2015 15:15)

    Me recordo que tengo que ponerme las pilas en muchos aspecos

  • #2

    Tati (lunes, 20 abril 2015 00:28)

    Lo leí en su dia y lo he vuelto hacer en mas de una ocasión, además de compartirlo! Que razón tenias, me ha encantado! Es vital recordar e integrar que nos tenemos a nosotros mismos pues en nosotros está la clave.Darnos permiso..y querernos! Gracias Carme ;-)

  • #3

    Ely Sardà (lunes, 20 abril 2015 17:38)

    Molt bonic, Carme.
    Moltes gràcies per aquestes paraules plenes de força, comprensió i veritat.
    Cal emmarcar el "aquí i l'ara". I viure en el present per construir el futur des de la consciència.

    una abraçada

  • #4

    Bel (martes, 21 abril 2015 13:41)

    Quina bona carta, per tenir-le a la tauleta de nit i llegir-la cada dia com si fos un Pare Nostre!
    Gràcies Carme per compartir i ensenyar tantes coses enriquidores.

  • #5

    Irene (domingo, 23 agosto 2015 18:26)

    Cuanta sensibilidad...preciosa y reconfortante carta. GRACIAS por compartirla. Un abrazo bonica! Muaks

  • #6

    Patricia (sábado, 08 abril 2017 22:53)

    Preciós Carme! M'encanta!