personas que se cruzan en nuestras vidas

Desde que nacemos hasta que morimos se cruzan muchas personas en nuestras vidas:

 

- padres

- hermanos, abuelos, tíos, primos

- parejas

- hijos

- amigos

- compañeros, jefes, 

                                                        - conocidos, vecinos…...

 

y cada una de ellas juega un papel. Cada una nos aporta algo. Algo que en muchas ocasiones no le ponemos nombre o valor pero que hace que seamos, sintamos, pensemos y actuemos de una determinada manera.

El entorno  y concretamente algunas personas tienen un especial impacto en nuestra trayectoria vital.

 

Estas personas no siempre están a nuestro lado de forma permanente, sino que aparecen, permanecen un tiempo y en algunas ocasiones pueden llegar a desaparecer para siempre. Pero de muchas ellas te que queda su legado, su aportación, su contribución  para que te conviertas en tu mejor versión. Pero para descubrirlo debes pararte y poner atención.

 

Ahora te invito a hacer un ejercicio y a reflexionar un poco sobre tu vida. ¿Te apuntas?


Contesta apuntado aquella persona que primero te ha venido a la cabeza. Tanto si es en positivo o en negativo. 


¿Quién ha sido aquella persona que ha dejado una huella en tu vida?

¿Quién te ha marcado?

¿A quién te gustaría parecerte o tomas como modelo o referente?

¿A quién consultas o consultarías cuando te sientes en un mar de dudas?


Probablemente estas preguntas ya te las habías formulado en alguna ocasión.


Ahora, te animo a escribir una lista con las personas más cercanas a ti actualmente o en el pasado y al lado apuntar qué función o impacto han tenido en tu vida (¿qué has aprendes o has aprendido?, ¿qué te permiten o te han permitido vivir?, ¿qué sientes o has sentido?, ¿qué sufres o has sufrido,….?).


Si haces este ejercicio descubrirás y "te darás cuenta", qué importancia o función han tenido estas personas en quién eres actualmente. Descubrirás que muchas de ellas te han aportado un gran regalo: un descubrimiento, un aprendizaje, una vivencia, una ilusión, una emoción… Realiza este ejercicio sin emitir juicios sobre ellos, porque quizás algunas de estas personas han hecho aflorar en ti emociones difíciles de gestionar o has transitado junto a ellas por terrenos pantanosos. Ahora esto no importa...

 

De una forma natural, nos nutrimos de sus conocimientos, de su visión, de sus valores para mejorar como personas. Formamos parte de un sistema y tanto las personas de forma individual, como el conjunto de personas como sistema impactan en nosotros perfilando nuestro desarrollo personal.

 

Mi opinión personal es que toda persona que se cruza en tu camino es una oportunidad para aprender algo que tienes pendiente. 

 

Desde esta visión, es fácil estar agradecido a la vida y a todas las personas con las que interactuas de forma habitual ya que se convierten en grandes maestros de vida. 

 

Aceptar, perdonar y agradecer te permitirán encontrar tu equilibrio y paz interior.

 

Muchas gracias por tu interés.

 

Te animo a dejar tu comentario.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0