Sí, quiero!

A estas alturas del año es habitual hacer balance de lo todo lo sucedido y también suele abrirse un período para la fijación de nuevos propósitos para el próximo año.

 

Seguro que este ejercicio no es la primera vez que lo haces y también es probable que no siempre has cumplido con los objetivos definidos en esa fantástica lista.

 

Es frecuente autojustificarse para no llevar a cabo las metas fijadas buscando excusas como falta de tiempo, falta de ganas, falta de ayuda,...En realidad, no conseguimos nuestros propósitos porque no nos lo llegamos a creer de verdad. Nos falta el compromiso con nosotros mismos.

 

Realizamos la lista desde la ilusión, la predisposición, incluso nuestra idealización de lo querríamos ser, pero después nos falla el compromiso, el sí, quiero!

 

Algunas preguntas pueden ayudarnos a evaluar que ha sucedido en ocasiones anteriores y por tanto a poder prevenir la repetición de las mismas:

 

¿Qué objetivos has dejado de cumplir?

¿Cómo los hubieras podido cumplir?

¿Qué personas, situaciones, cosas han dificultado su consecución? ¿Qué deberías hacer para que no volviera a suceder?

¿Cómo te asegurarás que estás haciendo lo que debes para cumplir los del año que viene?

¿Qué recursos o ayudas te faltan?

¿En qué fechas lo realizarás?

 

Estas preguntas y muchas otras que te puedes formular pueden ayudar a definir tu hoja de ruta de cara a la consecución de los objetivos del próximo año.

 

Ahh y no te olvides de Sí, quiero! Un compromiso contigo mismo.

 

Hasta pronto!

 

Te invito a que dejes tu comentario.


Escribir comentario

Comentarios: 0