¿Qué es la ansiedad generalizada?

La ansiedad generalizada consiste en un estado de preocupación constante y persistente que presenta como síntomas inquietud, tensión muscular, cansancio, irritabilidad, problemas para concentrarse y problemas de sueño.

 

Cuando estos síntomas ocurren durante al menos seis meses y dificultan el funcionamiento normal en la vida cotidiana  (en el trabajo, en sus relaciones, etc.), existe la posibilidad de que se trate de un trastorno de ansiedad generalizada.

 

Vamos a poner un ejemplo: Isabel, es una comercial de una empresa de cosméticos. Se siente ansiosa porque piensa que su rendimiento es bajo respecto al resto de sus compañeros de equipo. Siente ansiedad antes de ir a cada visita, durante y después de cada una de ellas. En definitiva, se siente con un miedo difuso casi todo el tiempo.

 

El síntoma principal de la ansiedad generalizada es la incapacidad para relajarse.

 

La persona se siente tensa, asustada, se sobresalta por cualquier cosa, se siente inestable y débil.

 

Los síntomas físicos más frecuentes de la ansiedad son:

  • manos sudorosas,
  • palpitaciones,
  • sensación de falta de aire,
  • deseo urgente de orinar,
  • náuseas,
  • diarrea,
  • o sensación de mareo o de estar a punto de desmayarse (aunque casi nadie llega a desmayarse realmente).

 

Los síntomas cognitivos más frecuentes son:

  • problemas de concentración  
  • la incapacidad para controlar su pensamiento,
  • la confusión
  • o la incapacidad para recordar cosas importantes.

 

También es común que se den diversos miedos, como miedo a perder el control, miedo a ser rechazados, miedo a ser atacado o miedo a morir.

 

Si se presentan estos síntomas es recomendable acudir a un psicólogo para iniciar una terapia que pueda ayudar a controlar la ansiedad y recuperar la estabilidad necesaria para el día a día.

 

Deseo que este post haya sido de tu interés.

 

Te invito a que dejes tu comentario y/u opinión.

 

Hasta pronto.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0